art : Artes
1

Estética

Jefe de trabajos prácticos
Programas anteriores
Cuatrimestre
2do Cuatrimestre
Modalidad
Promoción directa

La Estética como disciplina filosófica independiente que tiene por objeto de estudio la belleza y el arte, se consolida en la época moderna, si bien es posible encontrar importantes planteos estéticos desde la antigüedad. El programa propone una introducción a la Estética incluyendo aspectos históricos enfocados de manera problemática desde la antigüedad hasta la actualidad, otorgando una consideración especial a la comprensión del arte del presente. El recorrido histórico se organiza teniendo en cuenta los dos grandes momentos de crisis en el devenir del arte y la estética en la cultura europeo-occidental: el primero en la época de la Ilustración con la autonomización del arte y la estética; el segundo a comienzos del siglo XX con la aparición de las vanguardias artísticas y la exigencia de nuevos planteos estéticos. Un tercer momento de inflexión está dado por el surgimiento del pensamiento estético- crítico en Latinoamérica a mediados del s. XX.

La concepción de la belleza como armonía y proporción de origen pitagórico y la consideración del arte como mímesis platónico-aristotélica condujeron a un planteo de estética objetiva que predominó por siglos. Hacia principios del s. XVIII se producirá el giro hacia la perspectiva subjetiva en la estética empirista anglosajona. A esto se suma la instauración de la estética concebida como una gnoseología inferior por parte del racionalista A.G. Baumgarten. Será I. Kant quien en 1790 llevará a cabo la fundamentación de la autonomía de la estética con respecto a la ética y a la gnoseología en la primera parte de su Crítica de la facultad de juzgar. El juicio estético encuentra su fundamento en el sentimiento de placer del sujeto por lo cual se trata de un planteo de estética subjetiva. A comienzos del s. XIX, G.W.F. Hegel desde su idealismo absoluto plantea una estética objetiva y contenidista concebida como filosofía del arte. Avanzado el siglo XIX, F. Nietzsche distinguirá dos principios estéticos: lo apolíneo y lo dionisíaco, los cuales exceden el ámbito propiamente estético para adquirir una dimensión metafísica y ontológica.  

Desde el inicio del siglo XX la Estética ha cobrado una vigencia inusual debido a las grandes transformaciones que han tenido lugar en las diferentes artes. El pensamiento hermenéutico-existenciario de M. Heidegger concibe a la obra de arte como “acontecer de la verdad”. Por su parte, T.W. Adorno y W. Benjamin asumen la reflexión crítica sobre la introducción de las nuevas tecnologías en el arte. La estética contemporánea se enfrenta al problema de la redefinición del arte e intenta ofrecer nuevas categorías que permitan una aproximación conceptual a la diversidad de manifestaciones artísticas innovadoras. En el período de cambio del s. XX al s. XXI los pensadores abordaron una diversidad de problemas: H. G. Gadamer se refiere a la necesidad de justificación del arte, G. Vattimo trata la cuestión del fin o crepúsculo del arte, A. Danto reflexiona sobre el fin del arte y el arte post-histórico y S. Sontag sobre la  sensibilidad estética de lo camp. Más recientemente J. L. Rancière analiza la emancipación del espectador frente a la imagen intolerable y la imagen pensativa.

En Latinoamérica desde mediados del siglo XX surgen planteos estéticos y de teoría de la cultura que parten de una crítica al colonialismo y al eurocentrismo de la modernidad, como los de R. Kusch, E. Dussel y S. Rivera Cusicanqui. En este contexto se destacan otras dos perspectivas teóricas: la primera centrada en el análisis de la categoría estética de lo neobarroco tal como se presenta en J. Lezama Lima, S. Sarduy y B. Echeverría, entre otros; la segunda perspectiva, la estética caníbal, surgida del planteo de las estéticas descoloniales en relación con la idea del canibalismo como práctica cultural que supone devorar a otra cultura para incorporarla a la propia.