art : Artes
1

Un porno propio. Cruces entre arte, activismos y pornografía

La gesta de un porno propio implica un desafío tanto político como estético, una empresa que pone en tensión las propias fronteras de lo pornográfico. Si la narrativa pornográfica mainstream se organiza en torno a determinadas figuras, modulaciones y tópicos, ciertas experiencias pornográficas contemporáneas desbordan los límites del género a partir de sus derivas artísticas y activistas. El porno se ha convertido en un territorio de disputa simbólica, de creación artística y de activismo sexual.

Históricamente orientada a un público masculino cis-heterosexual, la pornografía ha ponderado determinadas formas de narrar lo sexual acordes a un imaginario heteronormativo dominante y en una lógica hardcore: penetraciones, eyaculaciones y felaciones en primer plano. Pues bien, esta discursividad porno está siendo cuestionada y transformada por artistas y activistas interesadxs en la pornografía como artefacto cultural de figuración del sexo; al tiempo que el porno (en sus derivas artísticas y activistas) habita otros espacios de exhibición como la calle y la galería de arte.

Los debates feministas sobre el porno han cristalizado posiciones enfrentadas entre un feminismo anti-porno interesado en la estigmatización, prohibición y censura de la pornografía y un feminismo pro-sexo o anti-censura dispuesto a tomar la pornografía como un territorio posible para la emancipación de las mujeres. Por otra parte, los activismos transfeministas, queer y disidentes contemporáneos ven en la pornografía un espacio para dar visibilidad a sus placeres y corporalidades no normativas. Lxs activistas de la disidencia sexual encaran nuevas estrategias políticas que toman como plataforma su propia corporalidad y sus deseos para criticar los efectos normalizadores y disciplinarios de toda formación identitaria basada en las dicotomías masculino/femenino u hombre/mujer impuestas desde el orden sexual heteronormativo. La apropiación del porno es una de estas estrategias. En este sentido, la intervención de las mujeres, las lesbianas, personas trans, no binarias, intersex y corporalidades con diversidad funcional en el terreno de la pornografía ha generado no sólo el cuestionamiento de las narrativas clásicas del porno sino la creación de visualidades y narrativas del placer, desde una perspectiva transfeminista e inclusiva.

Un caso paradigmático de este cruce entre activismos y pornografía son las producciones llamadas posporno. Este tipo de propuestas artísticas-activistas aparecen en escena como respuesta crítica al discurso pornográfico comercial y la mirada heteronormativa de la sexualidad que en él subyace, abonando así a la creación y circulación de nuevas formas de representar las corporalidades, los deseos y las prácticas sexuales. En una articulación entre el arte y el activismo, la pospornografía encarna una perspectiva transfeminista y disidente, al tiempo que experimenta formas de trabajo autogestivas. Las redes de cooperación, el uso de tecnologías de software libre, la intervención en el espacio público, la creación de festivales autogestivos, la generación de espacios de socialización y circulación de materiales pornográficos fuera de la industria y los talleres son claves para comprender cómo se generan escenas culturales alternativas en torno a la pospornografía; en particular considerando sus derivas en América Latina.

Por otra parte, en el campo del arte contemporáneo también podemos observar cómo la discursividad pornográfica puede ser intervenida, manipulada, puesta en cuestionamiento desde lo formal. A través de los lenguajes del video-arte, la fotografía y la performance, algunxs artistas están explorando y expandiendo los límites formales de la pornografía, ampliando así el universo de las visualidades sexuales a los que el porno nos había acostumbrado. Una pornografía alternativa que –en este caso– nace a partir de una investigación estética.

Este seminario se propone indagar en el cruce entre arte, activismos y pornografía como un territorio de interrogación interesante para pensar las potencialidades políticas y estéticas de un porno propio. Revisaremos lecturas críticas sobre el porno que se han realizado tanto en las teorías feministas como en los estudios del porno, los estudios visuales y la crítica queer/cuir. Además, indagaremos en prácticas artísticas contemporáneas en cruce con la pornografía que merecen una lectura desde marcos teóricos vinculados a las artes performáticas y la experimentación visual. Por último, durante la cursada del seminario se realizarán conversatorios con directorxs, artistas, activistas e investigadorxs que puedan compartir sus experiencias en torno a la pornografía; generando un encuentro virtual entre lxs estudiantes y aquellas personas que hoy traccionan en este campo en la región.